Empanadillas de atún y piñones





Ya estoy aquí de nuevo con una receta que es perfecta si tenéis muchos a comer en casa.

Una receta que  considero muy fácil de preparar aunque un poco laborosa.

Suelo hacer esta receta muy a menudo y al salir tanta cantidad aprovecho para congelarlas y tener ya 
listas las empanadillas para cocinarlas.

Las cocino en el horno, pero también podéis freírlas, eso ya a gusto de cada uno.

Como siempre que puedo, os adjunto la VIDEO-RECETA para poder ver el paso a paso.

Vamos con los ingredientes.

Para realizar 32 empanadillas:

2 paquetes de obleas para empanadillas
400 ml de tomate frito
130 g cebolla
3 latas de atún
70 g de piñones
Sal
1 cucharadita de ajo en polvo
Sésamo
1 huevo duro
1 huevo para pintar (antes de hornear)

Empezaremos picando finamente la cebolla.

En una sartén con un buen chorro de aceite de oliva, pocharemos la cebolla.

Cuando empiece a pocharse, le añadiremos un poco de  sal y  el ajo en polvo, hasta que se dore todo bien.

Mientras picamos el huevo y lo reservamos.

 Una vez tengamos la cebolla doradita y pochada, le añadiremos el huevo picado, el atún y el tomate frito, remover y dejar cocinar unos 20 minutos a fuego lento.

Ya cocinado lo reservaremos en un bol para que se temple. (Suelo colar antes el relleno para quitar el exceso de aceite).

En la misma sartén doraremos los piñones con un chorrito de aceite y los añadiremos a la mezcla que tenemos enfriando.

Ya tenemos listo el relleno.

Batimos en un bol el huevo que nos quedaba y empezamos a pintar los bordes de cada oblea con un pincel.

Rellenamos en el centro de la oblea, la cerramos por la mitad y sellamos con la ayuda de un tenedor, para que no se abra al hornear.

Una vez tenemos todas las empañadillas rellenas, las pintamos por encima y espolvoreamos sésamo.

Con el horno precalentado a 200º C, las dejaremos 12 minutos, que estén doradas.

Y ya tenemos unas espectaculares empañadillas de atún con piñones buenísimas.

Están tan buenas calientes como frías.

Y si no queréis cocinarlas todas podéis congelarlas en un recipiente hermético y usarlas en cualquier momento.

Esta receta es ideal tanto al horno como freírlas, el único cambio es que no tenéis que pintar antes de freír y no podéis ponerle el sésamo por encima.

Espero que os haya gustado esta sencilla receta y desearos una feliz semana.

Recordaros que podéis seguirme en las redes sociales y en YouTube:


No hay comentarios:

Publicar un comentario