Tarta de Manzana con Hojaldre


El otro día en instagram, os subí una foto de la tarta de manzana, recién hecha,y no podía resistirme en probarla todavía caliente.

Es unos de los dulces que más me gusta y los más rápidos en preparar.

Así que no podía dejar de compartir esta receta con vosotros.

Si quieres ver vídeo – recetas, 
SUSCRÍBETE al canal
 ¡¡ ES GRATIS!!

Los ingredientes que vamos a utilizar, son muy sencillos, aunque hay algunos como la crema pastelera que ya he subido en anteriores ocasiones, así que os dejaré el enlace para no repetir la parte de la receta.

Pues vamos con los ingredientes:

Crema pastelera 👈 ver receta
1 lámina de hojaldre
2 manzanas
1 huevo para pintar

Para darle un toque brillante:

Azúcar invertido 👈 ver receta

          o

Almíbar 👈 ver receta


Lo primero que vamos hacer, es preparar la crema pastelera, para darle tiempo a que se enfríe un poco.
En el caso que no tengáis ni almíbar o azúcar invertido, lo vamos preparando para que lo tengamos también se enfríe.

Una vez tengamos estos pasos listos, es el momento de montar a tarta.

Colocamos una bandeja con papel de hornear, y ponemos la lámina de hojaldre encima. Con un cuchillo o un corta pizza, cortamos rectángulos del mismo tamaño, lo ideal es que te salgan entre 6 o 8 trozos.

En el centro de cada rectángulo, le ponemos crema pastelera, dejando un dedo o dedo y medio por cada borde.

Pelamos las manzanas y cortamos en medias lunas, que no sean muy gruesas ya que si no no tendrán tiempo de cocinarse.

Cuando tengamos todas las tartas montadas, pintamos con huevo batido los bordes de cada tartaleta.

Las llevaremos al horno a 200º C durante 15-18 minutos. Yo las he tenido 15 minutos, depende el tamaño de las tartaletas y del grosor de la mazana.

Cuando veáis que el hojalde está dorado, es un punto para saber que ya está listo y veréis que el hojaldre ha subido.

Una vez horneadas, las sacamos del horno y dejamos enfriar. 

Para darle un toque brillante, podemos utilizar dos ingredientes, el almíbar o el azúcar invertido.

En mi caso como tenía azúcar invertido que había preparado hace varias semanas, pues lo he aprovechado, pero si no tenéis ninguno de los dos ingredientes, mejor preparar el almíbar.

Pintamos por encima de cada tartaleta y dejamos enfriar por completo.

Ya las tenemos frías, y ahora es el paso de disfrutar....


Si no os la coméis todas, podéis guardarlas en un recipiente hermético en la nevera o congelarlas, y así sacar una tartaleta cada vez que os apetezca.

Ahora con estos calores de verano, no recomiendo que las tengáis fuera, ya que la crema es muy delicada.


Y hasta aquí la receta, espero que os haya gustado.

Feliz semana y nos vemos de nuevo aquí en GASTRONOMICGS
 





No hay comentarios:

Publicar un comentario