Tarta Oreo con Chuches


Hay tartas para todos los gustos y está en cuestión era para una cumpleañera adulta, pero pensada en los pequeños, así que a todo nos amoldamos.

Esta Tarta, es muy sencilla de preparar, lo primero es preparar el bizcocho más sencillo que nos sale perfecto, ese que utilizamos para las tarde de domingos, aquella receta que nunca nos falla.



Si quieres  ver vídeo – recetas, SUSCRÍBETE al canal, 



Rellenamos de un frosting de galleta tipo oreo, y las chuches...que os puedo decir, arrasar con todo tipo de gominolas que más os gusten. Hay tanta para elegir, que yo solo puedo decir que he elegido las más vistosas.

Dicho esto vamos con los sencillos pasos que he utilizado para esta tarta.

¿Estáis preparados para hacerla conmigo? ¡Vamos!

Necesitamos:

Bizcocho (os dejo dos recetas infalibles) bizcocho de yogur, bizcocho Genovés.
Gominolas (al gusto)
Mermelada de fresa (para humedecer el bizcocho)
Frosting de oreo

Para el frosting de oreo:

300 g queso crema
150 g azúcar glas
4 o 8 galletas tipo oreo
1 cdita esencia vainilla


Empezaremos preparando el bizcocho, siguiendo sus pasos y dejando que esté completamente frío antes de montar la tarta.

Mientras podemos adelantar, preparando el frosting de oreo.

Por un lado vamos a separar la galleta de su relleno.

Con las galletas, lo que vamos hacer es machacarlas y reservamos. A mí personalmente me gusta que en el frosting, tenga pequeños tropezones de la galleta, pero si la queréis lisa completamente, triturar muy bien la galleta.

En un bol vamos a batir el queso crema con el relleno de las galletas, junto el azúcar glas tamizado y la esencia de vainilla.
Empezamos a batir a velocidad baja, ya que si no el azúcar glas saldrá volando (y no es lo que queremos), y cuando veamos que empiezan a integrarse todos los ingredientes, ya podemos subir la velocidad.

Tiene que quedar una consistencia cremosa.

Una vez la tengamos lista, le incorporamos las galletas que teníamos reservadas.

Mezclamos para que se integre bien y ya tenemos el frosting listo.

Lo ponemos en una manga pastelera y lo reservamos en la nevera, hasta que tengamos el bizcocho frío.

Pasado este tiempo, ya podemos empezar a montar la tarta.

Encima de cada capa de bizcocho, he pintado con un poco de mermelada de fresa, para humedecer un poco el bizcocho.

Y ahora rellenamos una capa de frosting y ponemos otra capa de bizcocho.

Las capas de bizcocho, es un poco al gusto de la tarta que queráis preparar.
Podéis hacer un dos, tres....

Una vez tenemos todas las capas rellenas, vamos a cubrir toda la tarta de frosting.

Es el momento que más me gusta, ¡¡DECORAR!!

Siemplemente colocar todas las chuches de forma voluminosa, podéis usar palos de madera tipo brocheta, para clavar los dulces.

Y aquí tenemos esta tarta dulce, dulce, muy sencilla de hacer y divertida.

¿Os animáis a prepararla?

Pues esto es todo, espero que os guste y nos vemos en el próximo post.



No hay comentarios:

Publicar un comentario